Ir a canal FaceBook de CONAMA
Ir a canal Twitter de CONAMA
Ir a canal LinkedIn de CONAMA
Ir a canal YouTube de CONAMA

La compra pública es el 20% del PIB: hay que hacerla más verde e innovadora

30/11/2017

La compra pública sostenible en España se encuentra en una etapa inicial. Recién aprobada la ley que transpone la directiva europea, corresponde ahora desarrollar esta herramienta que tiene una gran capacidad de influir sobre la economía circular. En Conama Local València 2017 reunimos a entidades locales y agentes económicos pioneros en su aplicación.

 

Para promover el consumo responsable tiene una importancia capital la política pública de compras y contratación, ya que representa en torno al 16% del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea, y cerca del 20% en España. Esto plantea la necesidad de incluir criterios de compra verde o responsable en todos los niveles de la administración.

Actualmente la compra pública sostenible en España se encuentra en una etapa inicial, siendo pocas las experiencias de éxito que se pueden encontrar y muchos los vacíos de información y de herramientas para abundar en su implantación. Por ello en el marco del Conama local València 2017 se ha desarrollado una sesión técnico-demostrativa que ayude a las entidades públicas y privadas, y especialmente a las entidades locales,  a incluir criterios de sostenibilidad en sus políticas de compra contratación.

La sesión comenzó con la exposición de la profesora de Derecho Administrativo de la Universidad de Alicante Mercedes Ortiz, quien centró su exposición en la recientemente promulgada Ley 9/2017, que transpone las directivas europeas sobre la materia. Ortiz desgranó la principales novedades que en materia de compra y contratación incluye la ley y cómo desde su preámbulo se expone: “Para lograr este último objetivo por primera vez se establece la obligación de los órganos de contratación de velar por que el diseño de los criterios de adjudicación permita obtener obras, suministros y servicios de gran calidad, concretamente mediante la inclusión de aspectos cualitativos, medioambientales, sociales e innovadores vinculados al objeto del contrato”.

Uno de los puntos sobre los que se hizo especial hincapié es la inclusión del concepto de innovación en la compra pública, el cual permite un desarrollo de iniciativas y un emprendimiento mucho más profundo. Al mismo tiempo, tambien se incidió en la necesidad de empoderar al ciudadano, y asegurar la transparencia y la rendición de cuentas.

Tras la exposición de la ponencia marco se dio paso a una primer mesa en la que se expusieron herramientas que pueden servir a las entidades locales a desarrollar su compra pública sostenible.

En primer lugar Leticia Saiz, de Signus, centró su presentación en cómo la compra pública puede ser un incentivador de la economía circular. Por ejemplo, un residuo como son los neumáticos usados puede ser incorporado en la compra pública para el desarrollo de pavimentos seguros en parques infantiles o el uso en áreas recreativas y deportivas o incluso como acondicionadores para reducir el ruido en pavimentos y mejorar la calidad acústica de las ciudades.

La segunda herramienta fue expuesta por el centro tecnológico Aimplas, que como fruto del proyecto LIFE Future ha desarrollado una herramienta que sirva para la toma de decisiones a los ayuntamientos en la adquisición de mobiliario urbano sostenible. Esta herramienta se pondrá en breve en práctica en el ayuntamiento de València y tras finalizar el periodo experimental estará abierta el público.

El desarrollo de esta herramienta se ha basado tanto en la Guía para la compra pública verde de ICLEI como en la guía Buy Green de la UE. Con la aplicación de estas herramientas se espera que se lleguen a reducir las emisiones de CO2 del ayuntamiento que lo aplique en un 26%. Además se estima que se generará un ahorro energético de un 15% y un 10% de reducción de residuos.

La tercera ponencia fue desarrollada por Heidi Gil, de REAS País Valencià, quien expuso la importancia del comercio justo y cómo este puede ser una herramienta importante para el desarrollo de la compra pública sostenible, dado que se tienen en cuentra criterios sociales, laborales, ambientales y éticos.

A continuación, David Alba, de Transitando, ofreció una visión global del significado de las ecoetiquetas y cómo estas pueden ser una ayuda para la compra pública. Para ello, es necesario que la entidad local tenga un buen conocimiento de ellas, ya que existe una gran cantidad de etiquetas que pueden provocar más que ayuda, indefensión a la hora de elegir cual es la correcta.

Finalizó la primera mesa con la experiencia de Francisca Hipólito, de Las Naves Espacio de Innovación del Ayuntamiento de València. Francisca centro su exposición sobre el desarrollo del proyecto CEPPI financiado por la UE que en la actualidad están aplicando. El objetivo del proyecto es mejorar la eficiencia energética de las ciudades, reduciendo consumos y emisiones de gases de efecto invernadero. Para conseguir este objetivo, están desarrollando compra pública de innovación.

La segunda mesa de la sesión se centró en la exposición de experiencias de éxito. En primer lugar, Alfons Ventura, de GBCe València, expuso la Instrucción para la ambientalización de la Contratación en la Diputación de Barcelona en concursos de edificación y como para ello han desarrollado una guía que incluye una serie de criterios que han de aplicarse en los pliegos en aspectos como la energía, el agua, la calidad del aire interior, los materiales y la mejora del entorno.

La segunda experiencia se centró en cómo desde el Ayuntamiento de Aldaia se han aplicado criterios de compra pública sostenible para la gestión y tratamiento del residuo textil. Marisa Martínez, en representación de El Rastell, entidad adjudicataria de la gestión, expuso la importancia de la concienciación, la sinergia y el feedback con los territorios, los handicaps y los puntos fuertes a los que nos enfrentamos cuando una entidad como la suya se presenta a concurso. También expuso la necesidad de una reserva de mercado para el tercer sector que garantice el cumplimiento de las cláusulas sociales en la contratación.

En este mismo sentido, José David Moreno, de HUMANA Fundación Pueblo para Pueblo, abundó en las condiciones sociales y técnicas que debería tener una contratación de recogida y gestión del residuos textil a fin de garantizar su éxito.  La cuarta ponencia fue desarrollada por Pablo Narváez, de PEFC, quien habló de cómo el Ayuntamiento de Barcelona ha incluido como criterio de compra pública de mobiliario urbano la etiqueta PEFC o equivalente.

Finalizó la sesión Andrés Alonso, director del Departamento de Medio Ambiente y Espacio Público Servicio de Planificación y Gestión Ambiental del Ayuntamiento de Vitoria, quien expuso la experiencia en la contratación de la capital vitoriana. Se ha desarrollado una instrucción para la Contratación Socialmente Responsable y un Plan de Compra y Contratación Socialmente Responsable y Sostenible. Para garantizar su puesta en marcha, seguimiento y funcionamiento, se ha creado una comisión interdepartamental que elabora un informe anual sobre la implementación y cumplimiento de la instrucción y de evaluación sobre el cumplimiento de las cláusulas y sus procedimientos.